1. Arcangelo Corelli: Sonata Op. 5 nº 12 “La Follia”…

(…o de como Corelli se volvió loco).

Arcangelo Corelli

Arcangelo Corelli

Bueno, abrochaos los cinturones, porque comienza el viaje. No es que la música de Cámara comience en el Barroco, pero dado que vosotros tocáis instrumentos y no cantáis, para vosotros, casi es como si el viaje comenzara en esta parada.

Estamos en Roma, en el año 1700 (empezamos con fecha redonda). Arcangelo Corelli, un violinista que llegó de Bologna y que fue poco a poco ganando fama como intérprete en la Roma de los grandes mecenas, era el primer violín de la orquesta del cardenal Ottoboni, sobrino del Papa Alejandro VIII, que vivía en el Palazzo della Cancelleria (que si habéis estudiado historia del arte seguro os sonará. Una chabolita, la casa de Corelli, aunque él estaba allí como sirviente). Los cardenales romanos rivalizaban en mostrar su poder con conciertos privados llamados Accademie (en honor a la Akademos platónica, que muchos también habréis estudiado o estudiaréis). En el palacio de la cancillería, estas academias-conciertos solían ser los lunes por la tarde. Aquí seguramente es donde se estrenaría la obra que hoy vamos a conocer, la sonata Op. 5 nº 12, que en realidad no es más que una serie de variaciones sobre “La follia”, un tema del que hablaré más tarde.

Formas camerísticas del barroco.

Esencialmente, y para no liaros, la forma más habitual de la música de cámara en la época barroca es la sonata.

Lo primero es aclarar la terminología: en el Barroco sonata solo quiere decir lo que quiere decir, o sea, música para ser tocada (en oposición a cantata, que sería la música para ser cantada). Generalizando todavía más, música puramente instrumental. Nada tiene que ver una sonata de Mozart, o la forma sonata que estudiáis en Análisis, con las sonatas de Corelli. De hecho, muchas veces a las sonatas se les llama sinfonias, o tocattas, o invenciones. Aún no había habido una estandarización de términos.

Definición de Sonata:

Obra instrumental común en la época barroca, usualmente dividida en 3 o 4 movimientos y compuesta para uno o varios instrumentos melódicos y un basso continuo (tocado por dos músicos, un instrumento polifónico y uno melódico de tesitura grave). Según la cantidad de instrumentos melódicos que toquen, podemos distinguir la sonata a solo (la más común, llamada simplemente sonata), con un  solo instrumento solista, o la sonata en trio o triosonata, que tenía dos instrumentos melódicos solistas. También había sonatas a 3, a 4, a 5, etc. pero eran menos comunes.

Corelli, que como compositor del cardenal, tenía en cierta medida la obligación de componer música para las accademie, compuso un grupo de doce sonatas que llevaron el numero de Op. 5 (en la época era una moda componer obras en grupos de seis o doce, así se compusieron grandes obras como los seis conciertos de Brandeburgo de Bach, o los 12 conciertos de l’Estro Armonico de Vivaldi, o las 12 sinfonías de Londres de Haydn). Estas sonatas, que fueron dedicadas a la Princesa Sofía Carlota de Brandenburgo (muchos nobles europeos vivían en Roma dada su importancia como sede papal, por ejemplo la primera patrona romana de Corelli, la reina Cristina de Suecia), fueron el mayor éxito editorial de la historia de la música hasta que llegó un tal Haydn casi cien años después y se hizo famoso por toda Europa. Nada menos que 42 ediciones de esta obra se conservan en Europa entre 1700 y 1800, en una época en la que publicar (y más, publicar música) era una cosa carísima que nadie podía permitirse si no iba a ser mínimamente rentable. De hecho, Corelli es el primer compositor en la historia de la música famoso solamente por sus composiciones instrumentales y no operísticas y el primero en producir obras que se consideraron como “clásicos” y que se seguirían tocando y estudiando mucho después de su muerte y de que su estilo quedara pasado de moda.

De estas 12 sonatas, 6 son da camera, y 6 da chiesa, una distinción que en principio afectaba al lugar donde iban a ser interpretadas, si en la iglesia (chiesa en italiano) como parte de un servicio religioso, o en la camera, o sea la cámara palaciega, en concierto. Esta distinción quedó prácticamente borrada en la época de Corelli, y por eso no la voy a explicar demasiado. Por señalar algunas diferencias, las sonatas da camera tenían movimientos con nombres de danzas (giga, gavota, corrente, etc.) y las sonatas da chiesa no (aunque por dentro dichos movimientos fueran claramente de danza). Además, Corelli da a las sonatas da chiesa un carácter claramente más virtuosístico que a las da camera. Pero siempre con excepciones, como nuestra invitada de hoy, que estando en el grupo de sonatas da camera, constituye un ejemplo de gran virtuosismo para la época.

Normalmente las sonatas corellianas tienen 4 movimientos, con alternancia lento-rápido-lento-rápido. En las sonatas Op. 5 las 6 primeras, las que son da chiesa, tienen cinco movimientos, intercalando una fuga entre los 4 movimientos canónicos. En cambio las 6 finales, tienen todas 4 movimentos con las danzas típicas de la suite barroca: allemanda-corrente-sarabanda-giga, aunque hay excepciones. La sonata número 12, La Follia, en cambio, es excepcional tanto formalmente como por número de movimientos. Ahora (por fin) nos ocupamos de ella.

La folía, una locura ibérica.

La folía (follia significa locura en italiano) no es una sonata como las demás. Sólo tiene un movimiento y en realidad, es un tema con variaciones sobre una melodía que se conocía en Europa desde el siglo XIV, y que por lo que se ve, tiene sus raíces en Portugal. También se ha dicho que era de procedencia española, ya que el ritmo que tiene recuerda al de una sarabanda, que era una danza de origen español. Aquí tenéis el tema, tal y como Corelli lo utiliza:

folia original

Este tema de 16 compases (8+8) está ligado a una progresión armónica que se conocía en Europa desde que Lully utilizó el tema en sus Folies d’Espagne. La progresión es (hablando en Re menor)

Re m / La7 / Re m / Do / Fa / Do / Re m / La7

Re m / La7 / Re m / Do / Fa / Do / Re La7 / Re m

Este ostinato armónico (este tipo de ostinatos se conocían en el Barroco como bajos de Chacona o Passacaglia) da pie a hacer mil ornamentaciones sobre él. Corelli presenta 23 variaciones en todos los estilos, en varios compases diferentes y con todas las argucias técnicas posibles en la época.

En el excepcional sitio web www.folias.nl (una página de internet exclusivamente dedicada al tema) se hace un inventario de todos los compositores que utilizan el tema para componer obras, de todas las épocas (desde Bach a Rachmaninov), y un original mapa interactivo con las apariciones del tema de la folía en Europa, para que veáis la difusión tan increible que llegó a tener. El tema es tan famoso, y tan importante para la historia de la música, que puede que lo pregunte y me lo tengáis que cantar o escribir.

Interpretaciones que hay que oír.

Jordi Savall ha dedicado 2 discos a darnos a conocer las variaciones sobre la folía que escribieron muchos compositores. De hecho, los estudiosos hablan de una folía temprana (hasta que Lully publica sus Folies d’Espagne, donde se fija la progresión armónica) y una folía tardía, desde Lully en adelante, donde incluiríamos a Corelli. En el primer disco, es donde podemos encontrar la Follía de Corelli, concretamente aquí. En el segundo disco encontramos arreglos menos conocidos de la misma melodía.

También tenemos en Spotify la versión de las 12 sonatas de Corelli (con Follia incluida) de Ottavio Dantone y su Accademia Bizantina, aquí.

En cuanto a los vídeos, de lo que hay en YouTube, me quedaría con éste (ojo que está en dos partes)

En este video podéis ver cómo se tocarían estas sonatas en la época, con un violín solista y hasta ¡4 personas! haciendo el acompañamiento, un clave, una guitarra, laúd o tiorba, y un violoncello (la inclusión del violone o contrabajo me parece un poco excesiva, pero es perfectamente posible).

Deberes.

Debéis escuchar las tres versiones que os he propuesto (las dos de Spotify y la del YouTube) y decirme en los comentarios cual os gusta más y por qué. Aquí tenéis los links, para que no haya pérdidas.

Jordi Savall

Stefano Montanari y Ottavio Dantone (Accademia Bizantina). El enlace es a todo el disco, después tenéis que buscar la sonata nº 12, que es la última.

Accademia degli Astrusi (YouTube, parte 1)

Accademia degli Astrusi (YouTube, parte 2)

Más información sobre el tema

Partituras de las sonatas (incluida Follia): aquí tenéis dos versiones, una edición de 1789 londinense, y la típica de las partituras Dover.

Otras folías importantes:

La de Vivaldi (versión triosonata, para dos violines y continuo). Interpreta el grupo inglés Florilegium

La de Lully (Folies d’Espagne, para orquesta) versión de Musica Antiqua Köln, dirige Reinhard Goebel

Improvisations sur les Folies d’Espagne, de Marin Marais. Toca Jordi Savall. Esta obra sale en la película Tous les matins du monde (Todas las mañanas del mundo), película que os recomiendo.

La Folía también se ha utilizado como banda sonora de más películas, por ejemplo Vangelis la utilizó en la peli 1492, la conquista del paraíso.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Audiciones, Teoría. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a 1. Arcangelo Corelli: Sonata Op. 5 nº 12 “La Follia”…

  1. Marta dijo:

    Me gusta más la versión de Jordi Savall , comparándola con la de la Accademia tiene más fuerza y sobretodo vivacidad, ya que la otra se me hace bastante monótona y aburrida. La de Stefano y Ottavio no me deja escucharla :S

  2. estela dijo:

    por fin y con bastante retraso he escuchado las tres interpretaciones. creo q sin duda me quedo con la primera, la segunda no me ha gustado nada porque no se si sera cosa mia pero no me ha dado una sensacion de retroceder en el tiempo para meterme en el barroco, y la ultima, del youtube, la he visto un poco sosa… aunq bueno, solo es una opinion

  3. mitu dijo:

    Bueno, como Spotify no está disponible en mi país, busqué en You tube versiones de La Follia por Savall. Encontré esta:

  4. carolina dijo:

    Me encantó su web. Como música y profesora, lo felicito. Déjeme darle mi humilde aporte: es toccata, y no tocatta como usted ha escrito. Un cordial saludo, Carolina.

  5. itzel dijo:

    me encanto el contenido

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s